Manejos necesarios para controlar la sanidad en la producción porcina

El control de enfermedades en una granja porcina debe ser básicamente profiláctico (preventivo), mediante la implementación de un programa integral de Bioseguridad y la ejecución de un programa de medicina preventiva. (Salud de Hato).

Medidas básicas de Bioseguridad.

  1. Debe construirse una cerca alrededor de la granja, para controlar el ingreso de personas y animales.
  2. A la entrada de la granja debe colocarse un rótulo que indique que el ingreso es restringido.
  3. A la entrada de las instalaciones debe haber un portón que regule el ingreso de personas.
  4. Las medidas de bioseguridad deben aplicarse a todas las personas que ingresen a la granja (empleados, dueño y visitas).
  5. Cuando es estrictamente necesario el ingreso de una persona, debe utilizar la ropa y botas para visitantes de la granja y debe proceder a desinfectarse.
  6. Debe haber pediluvios (pilas con desinfectante para el calzado) y pilas de desinfección de manos a la entrada de la granja y en cada pabellón o edificios que tenga cerdos. Esto tomando en cuenta que la mayoría de patógenos (respiratorios – digestivos) se transmiten por aerosoles y principalmente en las manos del operador.
  7. Se debe prohibir la entrada de vehículos ajenos a la granja, si es necesario su ingreso se debe desinfectar el vehículo y el personal que lo acompaña.
  8. Preferiblemente sólo el personal de la granja debe ingresar a los corrales.
  9. El orden de visita de las personas en la granja, debe realizarse de los edificios que albergan a los animales más jóvenes (menor inmunidad) a los más adultos (mayor inmunidad).
  10. Los corrales y equipos cuando se desocupan deben ser bien lavados y desinfectados, utilizando la dosis recomendada por el fabricante.
  11. La compra de pie de cría debe realizarse en granjas que tengan un buen estatus sanitario y de ser necesario, pedir un certificado del Perfil Serológico de que los animales están libres de enfermedades tales como: Micoplasma hyopneumoniae, Síndrome reproductivo y respiratorio del cerdo (PRRS), Actinobacillus pleuropneumoniae (APP), Haemophillus parasuis, Influenza porcina y particularmente los verracos libres de Brucella abortus.
  12. Debe haber una cuarentena para los animales que vienen de otra granja.
  13. Debe haber un control de roedores e insectos.
  14. Los animales muertos, placentas, ombligos, rabos, etc., deben ser enterrados o incinerados.

Programa de vacunación y desparasitación.

Control de enfermedades por vacuna

Ocasionalmente y a criterio del Médico Veterinario, se vacunará a los animales en función de los perfiles serológicos de las diferentes enfermedades presentes en la granja. Si es necesario, un programa de vacunación podría ser el siguiente:


Te invitamos también a conocer estas publicaciones


Cerdas de reemplazo:

  1. Vacunación de refuerzo contra la Micoplasmosis (4 meses – 4½ meses)
  2. Parvovirus + Leptospira a los 6 meses y 6½ meses respectivamente.
    Bajo ciertas condiciones en las cerdas jóvenes que no han parido se recomienda reforzar la respuesta inmune contra micoplasmosis realizando una vacunación al día 80 de gestación (antes del parto).

Cerdas adultas:

  1. Antes del parto: Aplicar dos dosis de la vacuna contra Escherichia coli + Clostridium perfringes, ya que los últimos hallazgos de clostridiosis en heces de lechones de nuestro país así lo determinan.
  2. Micoplasmosis: Preferiblemente no se debe vacunar a las madres multíparas (que han parido varias veces) contra Micoplasma ya que interfiere con la respuesta inmunológica de los lechones, si fuese necesario por recomendación médica, la vacunación de los lechones debe atrasarse para no interferir con los anticuerpos maternales.
  3. En cuanto a Rinitis Atrófica (Bordotella bronchiseptica + Pasterella multocida) según el criterio de los especialistas, se pueden vacunar las madres antes del parto y prescindir de la vacunación de los lechones ya que la inmunidad transferida por la cerda es sólida.
  4. En algunas granjas con presencia confirmada de Haemophillus paraseis (Enfermedad de Glasser – Poliserositis) , se recomienda la vacunación de la madre al día 80 de gestación y una segunda dosis a los 100 días, a fin de fortalecer la respuesta inmune de los lechones y evitar la presentación del cuadro clínico.

Verracos: vacunar contra Parvovirus y Leptospira y poner un refuerzo 15 días después. También puede vacunarse contra Micoplasma (1 vez al año).

Lechones: de acuerdo al hallazgo de los diferentes perfiles serológicos se puede vacunar los lechones contra Micoplasmosis entre la 3 - 5 semanas de edad la primera dosis y entre la 7 - 9 la segunda dosis. En algunos hatos donde la prevalencia de la bacteria Actinobacillus pleuropneumoniae (App) es importante, se recomienda la utilización de la vacuna contra App.

Control de parásitos

Control de parásitos externos:

Cuando hay problemas de parásitos externos tales como piojos, (Haematopinus suis) y/o ácaros de la sarna (Sarcoptes suis) en todos o en algunos de los estadios (larvas, ninfas y adultos) se debe establecer un programa de desparasitación con baños cada 14 días o ajustando la frecuencia de acuerdo al grado de infestación. También se pueden utilizar algunos de los productos que se aplican directamente en el lomo de los animales.

Control de parásitos internos:

Lo recomendable antes de iniciar un programa de control parasitario, es
realizar un Exámen Coproparasitológico muestreando un 10% del hato por categoría etárea (Preinicio – Inicio – Desarrollo y Engorde) y así de esta forma determinar la carga parasitaria y si es posible la cantidad de huevos de parásitos por gramo de heces (HPG).

En lechones se aplica una primera desparasitación entre los 30 y 35 días de edad con un producto como las ivermectinas 1% a dosis de 1ml por cada 33 kg de peso vivo (300 mg /kg de peso vivo).

En la etapa de desarrollo:

De acuerdo a los exámenes coprológicos de monitoreo se puede usar ivermectinas en el alimento u otros medicamentos a base de Benzoimidazoles que contengan Fenbendazol 4%, Oxibendazol presentes en el mercado farmacéutico veterinario.

Las cerdas de cría deben desparasitarse 1 o 2 semanas antes de la monta o inseminación artificial o bien 2 semanas antes del parto de acuerdo a la carga parasitaria.

Los verracos en lo posible deben desparasitarse cada tres meses y como mínimo dos veces al año. Es necesario tomar en cuenta que los verracos disminuyen ligeramente la fertilidad al momento de la vacunación y/o desparasitación, por lo tanto es recomendable descansarlos cuando se realizan estas prácticas.

Tanto las cerdas de cría como los verracos se pueden desparasitar con los
mismos productos utilizados en cerdos de crecimiento utilizando las dosis recomendadas. En todo caso, este programa sanitario debe consultarse con el Médico Veterinario para que lo ajuste a las necesidades de cada granja.

Fuente: Ing. Manuel Padilla Pérez MSc - Manual de Porcicultura & Razas Porcinas.


Síguenos en Facebook y Twitter para estar informado de la última hora en #PORCICULTURA:

No olvides comentar, así sabemos tu opinión al respecto

[fbcomments]


Puedes enviar un comentario privado sobre el artículo que acabas de ver (con gusto será leído!)

Nombre (requerido)

Email (requerido)

País (requerido)

Opinión Personal

Comentarios (opcional)

Código de Seguridad

Recibe la Actualidad y lo más relevante del Sector Porcino en tu Mail

*Datos solicitados (y reservados) solo para los fines indicados de entregar boletines informativos de su interés a la casilla de mail.

Pin It on Pinterest

Share This
Razas Porcinas - Cría y Producción Porcina y de Carne
Registrar una cuenta nueva
Ingresa / Registrate
Nombre/s (Requerido)

Cuéntanos como te llamas!

Apellido (Requerido)

Cuéntanos como te llamas!

País (Requerido)

Cuéntanos donde naciste!

Restablecer la contraseña

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios aceptar el uso que hacemos de las cookies (considere que si continua en está página, acepta el uso que le damos a las "Cookies"). Más Información

Sobre las Cookies

Es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario. Sus principales funciones son: 1)- Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una galleta para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una galleta no identifica a una persona, sino a una combinación de computadora de la clase de computacion-navegador-usuario. 2)-Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario. intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores.

Razas Porcinas no se responsabiliza del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar Esta Aviso