Avances recientes en el diagnostico y el control de la pleuroneumonia porcina

La pleuroneumonia porcina es una enfermedad de alto impacto económico en todas partes del mundo. La enfermedad aguda se caracteriza por fiebre, merma de apetito, dificultad respiratoria, tos y en ciertos casos se observan vómitos.

En la ausencia de tratamiento, la enfermedad puede provocar hasta 40% de mortalidad, pudiéndose observar en los animales muertos una espuma sanguinolenta en las cavidades nasales y/o la boca, e hiperemia (color rojizo) en la piel del abdomen. La observación minuciosa de los animales es importante a causa de la rapidez de la evolución de la enfermedad, la cual puede provocar la muerte en muy pocas horas. Los síntomas clínicos se pueden observar en cualquier edad, aunque la frecuencia mayor corresponde al engorde, con menos frecuencia al destete y raramente en animales adultos. La forma crónica se manifiesta con tos ocasional y disminución de la conversión alimenticia. Es importante diferenciar la enfermedad de la infección. En ciertos casos, los animales pueden estar infectados de forma sub-clínica y no presentar ningún síntoma clínico ni lesiones en los pulmones. Este estado de infección es la clave del control de la enfermedad. El problema es que también existen cepas no virulentas que raramente provocaran casos clínicos.

Agente etiologico

El agente etiológico de la pleuroneumonia porcina es el Actinobacillus pleuropneumoniae (App), conocido hace muchos años como Haemophilus pleuropneumoniae. Si bien hay varias clasificaciones, se puede considerar que existen 12 serotipos o “variedades ” de la misma bacteria. Sin embargo, no tienen todos los serotipos el mismo poder patógeno. El serotipo 5 se divide en dos sub-tipos 5a y 5b, ambos con el mismo potencial patógeno. En América del Norte, los serotipos mas comúnmente aislados de casos clínicos son el 1, 5 y 7. Mas específicamente en Canadá, el serotipo 7 ha aumentado su frecuencia en los últimos años de modo considerable, mientras que se observan muchos menos casos debidos al serotipo 1 (Tabla 1). Todos los serotipos, con la excepcion de los serotipos 9 y 11, fueron aislados en América del Norte. Los serotipos 2, 3, 6, 8, 10 y 12 son detectados muy ocasionalmente de casos clínicos. Una cepa extremadamente infecciosa de App serotipo 6 has sido diagnosticada en los últimos años en USA y Canadá. Dicha cepa produce pocos signos clínicos y lesiones, con una seroconversión extremadamente elevada. El serotipo 4, considerado ausente de América del Norte hasta ahora, fue aislado en nuestro laboratorio, a partir de amígdalas de animales portadores y este año a partir de casos clínicos (datos no publicados). La distribución de serotipos cambia según el país y en el continente en el que dicho país se encuentra (Tabla 2). En Argentina, el serotipo 1 es probablemente el serotipo mas comúnmente aislado de casos clínicos, aunque otros serotipos (como por ejemplo, el 5 y el 7) ya han sido aislados. En Europa, los serotipos 2 y 9 son los mas virulentos. Las granjas de alto nivel sanitario pueden en ciertas ocasiones ser libres de todos los serotipos de App, mientras que la mayoría de las granjas convencionales están infectadas con algunos o varios de los serotipos de baja patogenia.

Tabla 1: Distribucion de los distintos serotipos aislados en Canadá (casos clínicos) en los últimos 10 años

Serotipos-de-Actinobacillus-Pleuropneumoniae-aislados-en-canada-Razas-PorcinasTabla 2: Distribucion geografica de los distintos serotipos de Actinobacillus pleuropneumoniae en distintos países

App presenta distintos factores de virulencia. Entre ellos se puede citar la cápsula, la pared bacteriana (LPS), las toxinas y ciertas enzimas, como la producción de ureasa. Se considera generalmente que las toxinas son los principales factores de virulencia, responsables de la mayoría de las lesiones pulmonares y tóxicas para los macrófagos alveolares. Se las denomina ApxI, ApxII, y ApxIII (Tabla 3). Mas recientemente, se has descripto otra toxina (Apx IV), la cual es producida por todos los serotipos y solamente “in vivo”. A diferencia de las otras toxinas, la ApxIV es producida exclusivamente por App. En efecto, ninguna otra especie relacionada con App produce esta toxina. Si bien el rol de esta toxina en la patogenia de la infección no es conocido, animales convalecientes producen anticuerpos contra esta toxina. Las cepas que no producen todas las toxinas que deben producir (según su serotipo) parecerían son menos virulentas. Por ejemplo, como se explico anteriormente, las cepas de serotipo 2 europeas son frecuentemente aisladas de casos clínicos mientras que las cepas del mismo serotipo pero aisladas en América del Norte provienen en general de animales portadores y difícilmente de casos clínicos. En recientes experiencias, nuestro grupo ha demostrado que las cepas americanas no producen una de las toxinas (ApxIII) y son avirulentas cuando se las inocula experimentalmente a los cerdos (resultados no publicados). Existen presentemente técnicas sofisticadas de laboratorio que permiten rápidamente verificar la presencia de los genes responsables de la producción de dichas toxinas, siendo esto un indicio indirecto de la virulencia de la cepa aislada (ver diagnostico).

Tabla 3: Producción de toxinas (Apx) por los distintos serotipos de Actinobacillus pleuropneumoniae (App)

*Todos los serotipos producen Apx IV

**Las cepas de serotipo 4 recientemente aisladas en Canada (las primeras en America del Norte), no producen ApxIII (observaciones no publicadas).

***Las cepas de serotipo 3 pueden producir ApxII, pero raramente la secretan al exterior.

La transmisión de la infección

El huésped natural de App es el cerdo, aunque ha sido aislado ocasionalmente de otras especies animales. A pesar que la transmisión de la bacteria por vía indirecta (viento, vestimentas, herramientas, etc.) es posible, la introducción de la infección en una granja es, por lo general, causada por el ingreso de animales portadores. En las granjas infectadas, el contagio se efectúa normalmente por vía aerógena, cuando los animales están en contacto y por el aire, en distancias cortas. El reagrupamiento de lechones provenientes de distintas maternidades, de las cuales al menos una esta infectada, es muchas veces suficiente para provocar una eclosión de la enfermedad. En los sistemas en rotación, la fuente de infección original son las madres que infectan verticalmente los lechones. En el engorde, la introducción constante de animales infectados estimula constantemente la infección. Una vez establecida la infección en el engorde, mismo si los lechones que entran del destete no están mas infectados, los animales de mas edad portadores mantendrán la infección activa. Es importante recordar que la imagen clínica (morbilidad o proporción de animales enfermos y la mortalidad, o proporción de animales muertos) varia mucho ya sea entre las distintas granjas o en una misma granja a lo largo del tiempo. Esas variaciones pueden deberse a las condiciones de manejo y/o a la virulencia de la cepa. Los factores predisponentes tienen un efecto mayor en la pleuroneumonia porcina. Dichos factores son, por ejemplo, superpoblación, cambios bruscos de temperatura, poca ventilación y la presencia de otras enfermedades, como la rinitis atrófica, PRRS y Streptococcus suis.

Diagnostico de la enfermedad y de la infección

La enfermedad aguda es relativamente fácil a diagnosticar, ya que las lesiones pulmonares observadas en la necropsia son características. Luego del aislamiento de la bacteria a partir de los pulmones, el laboratorio podrá realizar estudios de sensibilidad a distintos antimicrobianos. Además, el serotipo será identificado, lo que permite un seguimiento epidemiológico utilizando la serología. El aislamiento en laboratorio a partir de pulmones de animales muertos por pleuropneumonia porcina no es complicado (mismo si el crecimiento de App no es siempre evidente en laboratorio) si se utilizan los medios adecuados. La mayoría de los laboratorios veterinarios están bien capacitados para dicho aislamiento.

Por otro lado, la serotipificación puede presentar algunos inconvenientes en laboratorios con poca experiencia. Existen varias reacciones cruzadas entre los distintos serotipos y muchas veces se necesitan distintas pruebas para confirmarlo. Distintos anticuerpos monoclonales han sido desarrollados en los últimos años, los cuales pueden utilizarse para la serotipificación sin necesidad de confirmación con otras pruebas.

La enfermedad crónica se diagnostica en general por lesiones pulmonares observadas en el matadero; en estos casos, el aislamiento de la bacteria a partir de esas lesiones crónicas es mas difícil. Existen algunos tests immunológicos que pueden detectar la bacteria directamente en los tejidos sin previo aislamiento. Sin embargo, la especificidad de esos tests es discutible, ya que se utilizan anticuerpos policlonales y la cantidad de reacciones cruzadas que pueden observarse son elevadas. El mejor modo de realizar un diagnostico de la enfermedad crónica, además de la observación de lesiones en el matadero, es la serología.

La infección subclínica, en ausencia de lesiones en los pulmones, es lo mas peligroso de esta enfermedad. Muchas granjas están infectadas, pero el equilibrio immunológico y un manejo adecuado impiden la eclosión de los signos clínicos. Esto trae principalmente dos problemas : 1) Frente a cambios que pueden favorecer a los factores predisponentes (antes mencionados), pueden aparecer de forma explosiva casos agudos de la enfermedad; 2) Los lechones de destete que provienen de maternidades infectadas son probablemente portadores de la bacteria. La mezcla de esos animales con otros provenientes de granjas completamente negativas puede ocasionar también la aparición de la enfermedad clínica. La introducción de reproductores infectados en maternidades libres de App, puede también ser responsable de la introducción de la infección en dicha granja y de la aparición de signos clínicos en el engorde (sistema de producción continuo).

El mejor modo de controlar la infección es por serología, es decir, mediante la detección de anticuerpos. Este es un diagnostico indirecto, debido a que se detecta la respuesta immunológica de los animales frente a una infección pasada. Es por eso que el test utilizado debe poseer muy buena sensibilidad y especificidad, pues no hay que olvidar que el diagnostico se hace en granjas donde no se observa ningún problema que pueda hacer pensar que el App esta presente. En el pasado, distintos tests fueron utilizados, como el test de aglutinación en tubo, aglutinación en presencia de 2-mercapto-etanol, la fijación del complemento, el test de inhibición de la hemolisina y el test ELISA (” enzyme-linked immunsorbent assay “). Los últimos 3 tests son utilizados todavía en distintos países. De todos ellos, el test ELISA es el que posee mayor sensibilidad y especificidad, además de poder utilizarse de modo automático. Nuestro laboratorio puso a punto un test ELISA que utiliza una parte de la bacteria purificada (LPS de cadenas largas, llamado LC-LPS), que presenta una muy buena sensibilidad y especificidad (Tabla 4). El test funciona con un programa informático que realiza todos los controles de calidad necesarios para asegurar que los resultados son validos. Utilizando este test, nuestro laboratorio recibe mas de 60 000 sueros/ano provenientes de Canadá, USA y Europa (principalmente Francia) para ser analizados por la presencia de anticuerpos contra diferentes serotipos de App, lo que representa alrededor de 200 000 tests/año. Un kit comercial acaba recientemente de ser comercializado, lo que permitirá a un mayor numero de profesionales hacer uso de esta tecnología.

Es importante remarcar que algunos serotipos presentan antígenos comunes entre ellos y por lo tanto no se los puede diferenciar por serología. Es el caso de los serotipos 1, 9 y 11, los serotipos 4 y 7, así como los serotipos 3, 6 y 8. Los serotipos 9 y 11 no han sido aislados en América del Norte, así que una serología positiva contra estos antígenos es automáticamente relacionada al serotipo 1. Una serología positiva al serotipo 4-7 es generalmente asociada al serotipo 7, que es el tercer serotipo en frecuencia aislado de casos clínicos ; sin embargo, el serotipo 4, que se creía ausente de América del Norte, fue aislado por nuestro equipo a partir de tonsilas de animales clínicamente sanos y mas recientemente a partir de animales enfermos (observaciones no publicadas). Los serotipos 3, 6 y 8 pueden ser considerados como un grupo, y si bien la serología no puede discriminar entre esos serotipos, la importancia clínica de los 3 tipos es similar, ya que son considerados como de baja patogenicidad y raramente aislados de casos clínicos. Cepas de serotipo 6 de mayor patogenicidad y alto poder infectivo han recientemente sido diagnosticadas en América del Norte.

El test de fijación del complemento (CFT) fue considerado durante mucho tiempo como test de referencia. Todavía se utiliza en algunos países de Europa (Dinamarca, por ejemplo) y en algunos laboratorios en USA. Si bien la especificidad de este test parecería ser buena, el problema es que es un test poco sensible. En efecto, en estudios realizados con un numero importante de sueros provenientes de inoculaciones experimentales, se observo que la sensibilidad no supera muchas veces el 50%. El test de inhibición de la hemolisina, fue considerado en un principio como un test interesante, ya que detecta anticuerpos contra un factor de virulencia (hemolisina). Sin embargo, este test tiene muchas desventajas: detecta solamente serotipos que producen ApxI (serotipos 1, 5, 9, 10 y 11), no puede diferenciar estos serotipos entre ellos y, lo mas importante, no puede diferenciar las infecciones producidas por otras especies bacterianas que producen toxinas similares, como por ejemplo Actinobacillus suis. Estos problemas hacen que este test sea poco útil.

Finalmente, es importante indicar que ningun test ” unico ” puede, hasta ahora, detectar la infeccion causada por todos los serotipos de App. Este test unico seria muy util para la vigilancia epedemiologica de granjas de alto valor sanitario que son negativas a todos los serotipos de App. Nuestro laboratorio, con la colaboracion de investigadores de Suiza y Francia, esta poniendo a punto un test que utiliza la toxina ApxIV purificada como antigeno. Como se indico antes, esta toxina es producida por todos los serotipos de App y no por otras especies bacterianas.

Tabla 4: Sensibilidad, especificidad y valor predictivo del test ELISA LC-LPS que detecta anticuerpos contraActinobacillus pleuropneumoniae serotipos 1 y 5 ELISA for detection of antibodies against Actinobacillus serotypes 1 and 5

a En una base individual.

b Una prevalencia de 10% fue elegida de modo arbitrario.

La serología puede utilizarse, entre otras, en las siguientes situaciones: 1) Confirmación de una infección crónica, la cual es sospechada luego de verificación de lesiones pulmonares ; 2) Estudio de la cinética de anticuerpos en una granja infectada, para establecer un programa de vacunación o de medicación por vía oral (concentrado o en el agua) ; 3) Identificación de maternidades infectadas en el caso de compra de lechones para sistemas de tipo ” todo adentro, todo afuera “. Este punto es importante, ya que se debe tomar una decisión en cuanto a la categoría de animales que van a ser muestreos. Los animales adultos (madres) presentan en general una infección de baja prevalencia, con bajos títulos de anticuerpos . Dado que ciertas reacciones no específicas pueden ocasionalmente encontrarse en este grupo de animales, la interpretación de bajos valores serológicos es muchas veces difícil. Si se desea muestrear los lechones al destete, el numero de animales a testar debe ser elevado, ya que la seroconversión puede observarse solo a partir de las 8 semanas de vida, momento en el cual los animales van a ser introducidos en el engorde (si no se efectúa un destete precoz) ; 4) Intentos de erradicación; 5) Verificación de la respuesta de anticuerpos frente a una vacunación. Esto debe ser tomado con precaución, ya que las diluciones a las cuales los sueros son procesados para el diagnostico de la infección, pueden ser inadecuadas para una evaluación de vacuna.

Si bien la serología es el método mas sensible y practico para realizar el diagnostico de una enfermedad subclínica, en ciertas ocasiones la interpretación es difícil. En los casos en los cuales el estado clínico de los animales es optimo, y solo se obtienen algunos animales positivos en serología, el diagnostico final debe ser basado en el aislamiento de la bacteria a partir de las amígdalas. Esta técnica es difícil y poco sensible, debido a la presencia de muchas otras especies bacterianas que forman parte de la flora normal y que muchas veces crecen y enmascaran las colonias de App, mismo si se utilizan medios selectivos.

Como alternativa al aislamiento típico, dos tipos de alternativas han sido propuestas. La primera es la utilización de métodos moleculares. En efecto, varios test PCR (polymerase chain reaction) fueron recientemente puesto a punto para detectar el App a partir de esos crecimientos mixtos. Algunos detectan App y Actinobacillus lignieresii (un patógeno bovino, casi nunca aislado de cerdos), mientras que otros detectan solamente App. Uno de esos métodos puede aplicarse directamente a partir de las amígdalas (experiencias hechas con animales experimentales), aunque la validación a nivel de campo debe hacerse antes de utilizarlo en la rutina. Dicha validación (que debe hacerse con animales de granjas negativas a todos los serotipos de App) se empezara en Canadá en pocos meses. Los test PCR parecen ser muy sensibles, aunque el principal problema es que no se diferencia los serotipos de App. Dado que la mayoría de establecimientos convencionales están infectados con serotipos de App de baja patogenicidad, un resultado positivo no indica necesariamente que encontramos el serotipo buscado (ejemplo, serotipo 1 o 5). En otras palabras, la técnica PCR serviría a confirmar la negatividad de una granja, pero no la posibilidad frente a un serotipo dado.

La segunda alternativa es un nuevo método de aislamiento, puesta a punto por nuestro equipo en los últimos años. El método utiliza el principio de la captura de App a partir de una suspensión de la amígdala con anticuerpos que están pegados a unas esferas magnéticas. Utilizando un imán, las esferas (con anticuerpos y con el App) quedan ” unidas ” y se puede lavar todas las otras bacterias contaminantes. Las esferas son luego sembradas (ni las esferas ni la presencia de anticuerpos impide el crecimiento de App), obteniéndose así cultivos casi puros del serotipo de App buscado. La técnica es al menos 1000 veces mas sensible que el aislamiento tradicional. A diferencia del PCR, esta técnica permite el aislamiento de la bacteria para su posterior estudio.

Una vez aislado el App…que se puede hacer?

Hasta hace poco tiempo, el aislamiento bacteriano a partir de casos clínicos o de amígdalas, permitía solo un estudio de sensibilidad a los antibióticos y la verificación del serotipo. Actualmente, se disponen de otras técnicas interesantes. Por ejemplo, es posible conocer el poder patógeno potencial de la cepa aislada, estudiando su perfil de toxinas. Un método rápido de PCR fue puesto a punto en los últimos años en un laboratorio suizo, y es utilizado de rutina en nuestro laboratorio. Este método detecta la presencia de los genes responsables de la producción de las diferentes toxinas. Es así como hemos determinado que las cepas de App serotipo 2 de Canadá y USA son deficitarias en la producción de la toxina ApxIII, lo que explicaría su menor poder de virulencia. Asimismo, pudimos detectar cepas de App serotipo 1 atípicas en el perfil de toxinas y con baja virulencia. Las cepas de App serotipo 4 aisladas en Canadá parecerían tener un perfil de toxinas de serotipo 7, por lo que puede pensarse que esas cepas “4” son serotipos 7 que han evolucionado en el tiempo.

En el caso de cepas aisladas de amígdalas, es importante la confirmación de la especie bacteriana, dado que otras bacterias bioquímicamente muy similares a App están presentes normalmente en esos sitios. Recientemente, hemos detectado incluso reacciones cruzadas con anticuerpos monoclonales entre Actinobacillus porcinas (una especie no patógena, habitante normal de las tonsilas) y App serotipo 1 (resultados no publicados). Nuestro laboratorio utiliza distintos test PCR (como se menciono mas arriba) que identifican la especie App y la diferencia de todas las otras especies ” App-like “, en los casos en los que la identificación bioquímica es difícil. De rutina, a cada aislamiento de amígdalas, se le hace la serotipificación, test PCR de especie bacteriana y test PCR de genes responsables de la producción de toxinas.

Finalmente, cepas de App pertenecientes al mismo serotipo y aisladas de distintos orígenes, pueden ser comparadas por distintos métodos moleculares. En el caso de nuestro laboratorio, nosotros utilizamos el test de Rapid Amplification Polimorphic DNA o RAPD, y el método de Pulse field electrophoresis para la diferenciación de cepas. En el caso de cepas de App serotipos 1 y 5, pudimos confirmar que las cepas de serotipo 1 provenientes de casos de enfermedad son bastante homogéneas, mientras que las cepas aisladas de animales portadores sanos son mas heterogéneas. Además, las cepas de serotipo 5 parecerían ser clonales, independientemente del origen del aislamiento.

Tratamiento de la infección

Para que sea eficaz, el tratamiento debe instaurarse desde el principio de la enfermedad, apenas aparecen los signos clínicos. Es importante tener el resultado del antibiograma para asegurar una buena respuesta clínica. El uso de antimicrobianos puede reducir la mortalidad y las lesiones, pero no impide la infección, ya que los animales quedan como portadores. Es importante mencionar que el tratamiento debe realizarse por vía parenteral, ya que se ha demostrado que los animales enfermos comen y beben menos. Sin embargo, el tratamiento por vía oral puede utilizarse para prevenir la aparición de nuevos casos clínicos. Es importante identificar (marcar) los animales tratados, para poder verificar que esos animales no continúan presentando signos clínicos, lo que indicaría una probable resistencia bacteriana al producto utilizado. Finalmente, en las granjas donde aparece un brote agudo, es importante aumentar la entrada de aire (ventilación), mismo si la temperatura es baja (mismo en el invierno de Canadá ! ! !).

Prevención

En el caso de la pleuropneumonia porcina, lo primero es tomar una decisión de base: se quiere eliminar la infección o simplemente reducir los problemas y convivir con la infección. Los dos objetivos pueden ser validos, dependiendo los gastos y el tipo de explotación. Obviamente, en el caso de los reproductores del pico de la pirámide y de los multiplicadores es indispensable una eliminación de la infección y un control estricto para evitar toda posible fuente de contaminación. Para ello, se debe utilizar la serología para evitar cualquier entrada de animales infectados. En granjas comerciales con signos clínicos agudos, es probablemente mas rentable controlar la mortalidad y vivir con la infección. Para ello, la vacunación es la metodología mas rentable.

En el caso de la pleuropneumonia porcina, es importante el nivel de IgG y sobretodo, el nivel de IgA en las mucosas respiratorias. En 1999, había 23 vacunas autorizadas a ser utilizadas en USA: todas bacterinas, dirigidas a los serotipos 1, 5 y 7 (una sola dirigida también al serotipo 3). Las ventajas de estas vacunas: a) reducen mortalidad y lesiones; b) son seguras y con poca reacción local; c) hay poca variedad entre las cepas, así que deberían dar protección contra la mayoría de las cepas de campo. Los inconvenientes: a) no eliminan la infección ni la totalidad de la enfermedad; b) protección especifica de serotipo; c) la respuesta en anticuerpos interfiere con la serología. En Canadá existe una vacuna sub-unitaria (varias proteínas y una toxina) y en USA, en el año 2000, una vacuna viva (cepa no capsulada no patógena).

Una vez mas, lo primero a considerar es que no existe ninguna vacuna 100% efectiva. Como en el caso del tratamiento con antimicrobianos, la vacunación puede disminuir el nivel de mortalidad y el grado de las lesiones pulmonares. Sin embargo, no impide la infección ni la elimina de los animales ya infectados. Es muy difícil correlacionar el nivel de anticuerpos con protección. Además, muchas variaciones en la protección se ha observado con distintas vacunas comerciales. Las autovacunas, utilizadas en algunos países como Francia, no son justificadas, ya que App presenta poca variación antigénica.

Una nueva categoría de vacunas ha sido recientemente comercializada en Europa y algunos países de América. Estas vacunas están basadas en la utilización de las toxinas purificadas (ApxI, ApxII y ApxIII). En ciertos casos, también están incluidas proteínas de la membrana externa. Estas vacunas tienen la ventaja de ser protectoras contra todos los serotipos de App. Además, los animales vacunados no deberían presentar anticuerpos detectables en los tests serologicos que utilizan antígenos de la cápsula o del LPS. De este modo, podrían diferenciarse serologicamente los animales infectados de los vacunados. Sin embargo, esto debe ser confirmado. Es posible que en poco tiempo, estas vacunas reemplacen las vacunas tradicionales.

La vacunación debe efectuarse en el momento oportuno. Para ello, la serología puede utilizarse para saber en que momento los animales se infectan. Muchas veces, la presencia de una infección al virus SRRP disminuye la respuesta a la vacunación contra App.

Erradicación

Dado que existen métodos para diagnosticar la infección y vigilar las granjas para asegurarse que se esta libre de la infección, la erradicación es posible. La eliminación de todos los animales y el repoblamiento con animales no infectados, es un método que ofrece buenos resultados, pero es drástico y costoso, y la infección causada por App probablemente no justifica la inversión financiera. El método de testo serológico y eliminación de los animales positivos por serología (con tratamiento antimicrobiano general para ” congelar ” la infección), dio resultados contradictorios. Dicha metodología depende de la sensibilidad del test serológico utilizado. Con el test LC-ELISA, hemos realizado en el pasado varias erradicaciones con éxito. Esta metodología es, evidentemente, menos costosa que la eliminación de todos los animales y el reemplazo por animales no infectados. Las metodológicas de destete precoz (medicamentado o no) pueden ofrecer buenos resultados, sobretodo cuando el destete se realiza antes de los 15 días de vida de los lechones. En ciertos casos, estas metodologías no han funcionado sin conocerse con certeza la(s) causa(s).

Bibliografía

1.- Beck, M.; van den Bosch, J.; Jongenelen, I.; Loeffen, P.; Nielsen, R.; Nicolet, J.; Frey, J. 1994. RTX toxin genotypes and phenotypes in Actinobacillus pleuropneumoniae field strains. J Clin Microbiol 32:2749-2754.
2.- Blackall, J.; Klaasen, H.L.; van den Bosch, H.; Kuhnert, P.; Frey, J. 2002. Proposal of a new serovar of Actinobacillus pleuropneumoniae: serovar 15. Vet Microbiol. 84:47-52.
3.- Bossé, J. T.; Janson, H.; Sheehan, B.; Beddek, A.; Rycroft, N.; Kroll, S.; Langford, P. 2002. Actinobacillus pleuropneumoniae: pathobiology and pathogenesis of the infection. Micrb Infect 4:225-235.
4.- Chatellier, S.; Harel, J.; Dugourd, D.; Chevallier, B.; Kobisch, M.; Gottschalk, M. 1999. Genomic relatedness among Actinobacillus pleuropneumoniae field strains of sterotypes 1 and 5 isolated from healthy and diseased pigs. Can J Vet Res 63:170-176.
5.- Desrosiers, R. 2004. Epidemiology, diagnosis and control of swine diseases. Howard Dunne Memorial Lecture. Proc Am Ass Swine Vet 9-37.
6.- Dreyfus, A.; Schaller, A.; Nivollet, S.; Segers, R. P. A. M.; Kobisch, M.; Mieli, L.; Soerensen, V.; Hüssy, D.; Miserez, R.; Zimmermann, W.; Inderbitzin, F.; Frey, J. 2004. Use of recombinant ApxIV in serodiagnosis of Actinobacillus pleuropneumoniae infections, development and prevalidation of the ApxIV ELISA. Vet Microbiol 99:227-238.
7.- Dubreuil, D.; Jacques, M.; Mittal, K.; Gottschalk, M. 2000. Actinobacillus pleuropneumoniae surface polysaccharides : their role in diagnosis and immunogenicity. Animal Health Res Rev 2: 73-93.
8.- Fittipaldi, N.; Broes, A.; Harel, J.; Kobisch, M.; Gottschalk, M. 2003. Evaluation and field validation of PCR tests for detection of Actinobacillus pleuropneumoniae in subclinically infected pigs. J Clin Microbiol. 41:5085-5093.
9.- Frank,  R.K.;  Chengappa ,M. M.;, Oberst, R.D.; Hennessy, K. J.; Henry , S.C.; Fenwick, B. 1992. Pleuropneumonia caused by Actinobacillus pleuropneumoniae biotype 2 in growing and finishing pigs. J Vet Diagn Invest 4:270-278.
10.- Gagé, A.; Lacouture, S.; Broes, A.; D\’Allaire, S.; Gottschalk, M. 1998. Development of an immunomagnetic method for selective isolation of Actinobacillus pleuropneumoniae serotype 1 from tonsils.J Clin Microbiol. 36:251-254.
11.- Gottschalk, M.; Altman, E.; Charland, N.; Lasalle, F. De; and Dubreuil, J. D. 1994. Evaluation of a saline boiled extract, capsular polysaccharides and long-chain lipopolysaccharides of Actinobacillus pleuropneumoniae serotype 1 as antigens for the serodiagnosis of swine pleuropneumonia. Vet Micro 42:91–104.
12.- Gottschalk, M.; Broes, A.; Fittipaldi, N. 2003. Recent developments on Actinobacillus pleuropneumoniae. Proc. Am Assoc Swine Vet.  387-393.
13.- Gottschalk, M.; Broes, A.; Mittal, K.; Kobisch, M.; Kuhnert, P.; Lebrun, A.; Frey, J. 2003. Non-pathogenic Actinobacillus isolates antigenically and biochemically similar to Actinobacillus pleuropneumoniae: a novel species? Vet Microbiol 92:87-101.
14.- Gottschalk, M.; Lebrun, A.; Lacouture, S.; Harel, J., Forget, C.; Mittal, K. R. 2000. Atypical Actinobacillus pleuropneumniae isolates that share antigenic determinants with both serotypes 1 and 7.
15.- Gottschalk, M. and D.J. Taylor. 2005. “Actinobacillus pleuropneumoniae”. In “Diseases of Swine”, 9th Edition. Edited by Straw, D’Allaire, Mengeling and Taylor. Iowa State University Press. Ames, Iowa. In press.
16.- Grondahl-Hansen, J.; Barfod, K.; Klausen, J.; Andresen, L. O.; Heegaard, P. M.; Sorensen, V. 2003. Development and evaluation of a mixed long-chain lipopolysaccharide based ELISA for serological surveillance of infection with Actinobacillus pleuropneumoniae serotypes 2, 6 and 12 in pig herds. Vet Microbiol.  96:41-51.
17.- Klopfenstein, C., Paradis, M-A.; Gottschalk, M.; Fittipaldi, N.; Broes, A.;  Dick, C. P. 2005. Evaluation of the efficacy of tilmicosin phosphate premix (PulmotilTM) to eliminate Actinobacillus pleuropneumoniae from the tonsils of carrier pigs. Can. J. Vet. Res. In press.
18.- Lebrun, A.; Lacouture, S.; Côté, D.; Mittal, K.; Gottschalk, M. 1999. Identification of Actinobacillus pleuropneumoniae strains of serotypes 7 and 4 using monoclonal antibodies : demonstration of common LPS O-chain epitopes with Actinobacillus lignieresii. Vet Microbiol 65:271-282.
19.- Mittal, K. R.; Higgins, R.; Lariviere, S.; Nadeau, M. 1992. Serological characterization of Actinobacillus pleuropneumoniae strains isolated from pigs in Quebec. Vet Microbiol. 32:135-48.
20.- Paradis, S.E.; Dubreuil, J. D.; Gottschalk, M.; Archambault, M.; Jacques, M. 1999. Inhibition of adherence of Actinobacillus pleuropneumoniae to porcine respiratory tract cells by monoclonal antibodies directed against LPS and partial characterization of the LPS receptors. Curr Microbiol 39:313-320.
21.- Paradis, M. A.; Vessie, G. H.; Merrill, J. K.; Dick, C. P.; Moore, C.; Charbonneau G.; Gottschalk, M.; MacInnes, J. I.; Higgins, R.; Mittal, K. R.; Girard, C.; Aramini, J. J.; Wilson, J. B. 2004. Efficacy of tilmicosin in the control of experimentally induced Actinobacillus pleuropneumoniae infection in swine. Can J Vet Res. 68:7-11.
22.- Vigre, H.; Angen, O.; Barfod, K.; Thanning Lavristsen, D.; Sorensen, V. 2002. Transmission of Actinobacillus pleuropneumoniae in pigs under field-like conditions: emphasis on tonsillar colonisation and passively acquired colostral antibodies. Vet Microbiol 89:151-159.
23.- Vigre, H.; Ersboll, A. K.; Sorensen, V. 2003. Decay of acquired colostral antibodies to Actinobacillus pleuropneumoniae in pigs. J Vet Med B Infect Dis Vet Public Health 50:430-435.

Fuente: Albéitar & Razas Porcinas.


Síguenos en Facebook y Twitter para estar informado de la última hora en #PORCICULTURA:

No olvides comentar, así sabemos tu opinión al respecto


Comparte Esto
Razas Porcinas - Cría y Producción Porcina y de Carne
Logo
Registrar una cuenta nueva
Ingresa / Registrate
Restablecer la contraseña

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios y continuar navegando por el sitio aceptas el uso que hacemos de las cookies (considere que si continua en está página, acepta el uso que le damos a las "Cookies"). Más Información

Sobre las Cookies

Es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario. Sus principales funciones son: 1)- Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una galleta para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una galleta no identifica a una persona, sino a una combinación de computadora de la clase de computacion-navegador-usuario. 2)-Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario. intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores.

Razas Porcinas no se responsabiliza del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar Esta Aviso