Conociendo la Micoplasmosis o Neumonía Enzoótica (NE) en Porcinos

La neumonía enzoótica es una enfermedad colectiva crónica del sistema respiratorio del cerdo caracterizada por una elevada morbilidad y una baja mortalidad. El agente causal es el Mycoplasma hyopneumoniae y en su forma no complicada, los principales síntomas incluyen tos no productiva asociada a una ligera hipertermia además de una reducción en la ingesta de pienso.

Cuando M. hyopneumoniae infecta un cerdo, se adhiere a los cilios que recubren el tracto respiratorio y que actúan como primera barrera protectora provocando su degeneración y facilitando el establecimiento de bacterias secundarias como Actinobaccillus pleuropneumoniaePasteurellaBordetella, etc. Por lo tanto, M. hyopneumoniae actúa de precursor de la enfermedad y constituye el patógeno primario de la neumonía enzoótica. La gravedad y el impacto económico de la enfermedad dependerán generalmente de la identidad de los patógenos secundarios. Junto con el virus del PRRS y de la gripe porcina, M. hyopneumoniae es uno de los tres agentes primarios del llamado Complejo Respiratorio Porcino.

Existe evidencia que M. hyopneumoniae está presente en casi todo el mundo y es endémico en la cabaña porcina. El método más habitual de transmisión es por contacto entre cerdos (nariz-nariz, aerosoles, etc).

Constituye una causa importante de pérdidas en la industria porcina ya que forma parte del complejo respiratorio porcino asociada con PRRS y otros agentes.

Agente Etiológico

Este es un germen complicado y fastidioso, requiere varios pasajes para su aislamiento y frecuentemente se contamina con M. hyorhinis. Presenta variación en los antígenos de superficie por lo que hay heterogeneidad entre aislamientos.

Epidemiología

La principal fuente de contagio son cerdos portadores. Se transmite por contacto directo con secreciones del tracto respiratorio, aunque influyen la contaminación ambiental, el clima y la inmunidad del hospedero. Los anticuerpos calostrales duran entre 4 a 9 semanas y modifican el patrón de infección y distribución de la bacteria. En granjas de ciclo completo o que manejan varias edades la NE es muy común.

Los primeros signos clínicos normalmente se empiezan a notar a partir de la 6a semana de vida de los lechones o a mayor edad, aunque los cerdos son susceptibles en cualquier etapa. La NE presenta un periodo de incubación prolongado y dispersión lenta, lo que facilita que la infección pase inadvertida, hasta que se hace presente con cambios climáticos, transporte de animales u otras infecciones respiratorias.

En los casos típicos de NE la dispersión del germen se generaliza a partir de la segunda mitad del ciclo de vida productivo del cerdo, el pico de prevalencia y manifestaciones clínicas (tos seca, brinco) se dan en la etapa de desarrollo o finalización, con lo que se denomina como la pared o barrera de las 18 semanas.

Existen interacciones de M. hyopneumoniae con varios agentes infecciosos y esta bacteria actúa como agente primario inmunosupresor al inhibir macrófagos alveolares y facilitar o exacerbar los procesos patológicos de dichos agentes. Tal es el caso con el virus de PRRS, P. multocida y App entre los mas relevantes. La presencia endémica de estos agentes ha incrementado la frecuencia y severidad del complejo respiratorio porcino (CRP). Las pérdidas por NE se asocian con reducción en la GDP (12 a 15 %) e incremento en la CA (12 a 14 %) particularmente en infecciones de la segunda mitad del ciclo productivo.

Básicamente una granja libre de Mycoplama, puede infectarse por dos vías:

  1. Entrada de animales infectados: Es la más frecuente.
  2. Vía aérea: Se estima que puede haber una infección entre granjas situadas a menos de 3 Km, más frecuentemente en otoño-invierno.

Formas-de-infeccion-de-Micoplasmosis-o-neumonia-enzootica-en-granas-porcinas-Razas-Porcinas

Cuando tenemos el agente en la granja (cosa común en la mayor parte de las explotaciones), este se disemina:

  • Verticalmente: Ya en la sala de partos, las cerdas transmitirán, por contacto directo y a través de secreciones respiratorias el Mycoplasma a sus crias.  Parece admitido que las cerdas multíparas, tienen un papel poco relevante en este aspecto y que este tipo de transmisión cobra más importancia en las cerdas jóvenes; Parece ser (C.Pijoan 1993) que cuanto mayor es el porcentaje de cerdas primíparas , mayor es el porcentaje de lechones con tasas bajas de inmunidad ó susceptibles a las 4 semanas y la duración de la inmunidad también se ve afectada por el porcentaje de primíparas, de forma que en explotaciones con un 10% de primerizas, esta se puede prolongar hasta algo más de las cinco semanas y si tenemos el 50% alcanzar tan sólo las cuatro. En el contagio del lechón tendrá un papel importante la dosis infectiva, virulencia de la cepa, la inmunidad maternal y el rango de edades al destete.
  • Horizontalmente: Principalmente en el momento del destete, por contacto directo entre lechones ó vía aerosol  y en sistemas de flujo continuo, por el contagio de los cerdos más viejos a los más jóvenes.

Figura 1. La infección se origina normalmente cuando los lechones que poseen anticuerpos maternales son trasladados a los galpones de engorde después del destete.

Origen-de-la-infeccion-de-Micoplasmosis-o-neumonia-enzootica-en-granjas-porcinas-Razas-Porcinas

A pesar de que es frecuente que la infección tenga lugar  en el momento del destete (3-4 semanas, con la consiguiente pérdida de la inmunidad maternal), los síntomas suelen ser tardíos ,afectando a cerdos por encima de 6 semanas y más frecuentemente en fases tardías de cebo (muro de las 18 semanas). Factores como el tipo de manejo, estructura de la explotación, tipo de cepa, densidad animal, factores ambientales y la diseminación lenta del microorganismo influyen en la intensidad y el momento de presentación del cuadro clínico.

Una vez que los animales se infectan, el Mycoplasma se adhiere al epitelio ciliado de las vías respiratorias (tráquea, bronquios y bronquiolos) dónde se multiplica , habrá una pérdida de cilios. Habrá también una muerte de células epiteliales, que tendrá como respuesta una hiperplasia epitelial para repara las células (kobisch at Friis 1996).

No es un microorganismo invasivo, pero esta destrucción del epitelio mucociliar, puede facilitar infecciones con patógenos secundarios (H. parasuis, S. Suis, A. pleuropneumoniae, P. multocida y B. bronchiséptica entre otros) complicando la situación.

El periodo de incubación va de los 10 días, hasta las 4-6 semanas.

Patogénesis

El período de incubación varía entre 10 a 16 días o más, dependiendo de la dosis de infección. Esta puede ocurrir en forma temprana pero hacerse evidente hasta los 3 a 6 meses de edad. La infección de mucosa de Tráquea y Bronquios causa pérdida de cilios, progresa a bronquiolos y luego a los alvéolos e impide la limpieza normal del tracto. El proceso de virulencia es complejo; involucra adherencia y colonización, cito toxicidad para células linfoides, competencia por sustratos, evasión y modulación de la respuesta inmune. Se ha descrito que la infección activa por Mycoplasma puede durar entre 10 a 12 semanas.

Curso y signos clínicos

La NE es una enfermedad crónica con alta morbilidad y baja mortalidad, su signo principal es tos crónica no productiva. Dependiendo del tipo de agente con el que se complica, puede haber disnea, brinco, baja de apetito, fiebre, postración, pelo erizado, baja en la ganancia diaria de peso (GDP) y tasa de crecimiento, con cerdos retrazados y enanos.

Síntomas

La mayoría de las veces, en los animales afectados aparece tos seca (no productiva) unas dos semanas después de la infección (generalmente a partir de las 9-10 semanas de edad). La tos es más evidente cuando los animales están despiertos y suele acompañarse de una ligera hipertermia y de una disminución de la ingesta de pienso. Bajo condiciones favorables de alojamiento y en su forma no complicada (sin infecciones secundarias), los animales suelen recuperarse totalmente en pocos días.

Sin embargo, la mayoría de las veces, se produce una infección secundaria, asociada típicamente a una serie de signos y síntomas adicionales inespecíficos:

  • Dificultad respiratoria (disnea).
  • Baja tasa de crecimiento.
  • Bajo índice de conversión.
  • Crecimiento desigual dentro de la camada y problemas de desarrollo.
  • Periodo de acabado más largo.

En explotaciones con infección crónica, los síntomas de neumonía enzoótica generalmente sólo se observan en cerdos en fase de crecimiento y cebo.

Lesiones

La lesión clásica de la NE es consolidación pulmonar con cambio de color a rosa, púrpura o gris; afectando las porciones ventrales de lóbulos craneales, medios y accesorio. En fase crónica tiene apariencia de atelectasia; al corte se siente carnoso pero no muy firme (hepatización). En los períodos tempranos y subagudo hay exudado catarral y los nódulos linfáticos aumentan de tamaño. Las lesiones pueden estar influenciadas por las infecciones secundarias del tracto, estrés, calidad de aire, ventilación, etc.

Diagnóstico

Los signos clínicos (tos, de cerdos, enanos, baja mortalidad), curso lento y ocurrencia repetitiva de la enfermedad son sugestivos. Las lesiones no son específicas. La serología (HI, Fijación de complemento, ELISA, IFA, PCR, Inmunoperoxidasa) ayudan a diagnóstico y seguimiento de la evolución del problema. El aislamiento del germen es muy difícil.

Tratamiento

Se han ensayado múltiples esquemas y estrategias de medicación, pero los resultados a veces son controversiales y el costo beneficio no queda claro, porque en ocasiones no se aprecia resultado medible. Se ha usado tetraciclinas, tilosina, lincomicina, tiamulina, quinolonas y combinaciones de productos.

Prevención y Control

Deben aplicarse estrategias integrales. Programas exitosos involucran el uso racional de vacuna Myco Shield®, aplicación de medicación preventiva y medidas tendientes a reducir las posibilidades de contagio vertical y horizontal. Las mejoras en el ambiente de los lechones como: calidad de aire, ventilación, control de temperaturas; así como prácticas de producción adecuadas (sistemas TD-TF, densidad adecuada, no mezclar edades ni orígenes) ayudan a reducir la dispersión y el impacto por NE y CRP. La vacunación ofrece inmunidad contra este germen, pero no controla ni modifica otros agentes infecciosos también importantes en el síndrome respiratorio. Por lo tanto y dadas las características y complejidad de este problema, es necesario señalar que ninguna medida por si sola puede ofrecer resultados satisfactorios y consistentes.

Fuente: Razas Porcinas.


Síguenos en Facebook y Twitter para estar informado de la última hora en #PORCICULTURA:

No olvides comentar, así sabemos tu opinión al respecto


Comparte Esto
Razas Porcinas - Cría y Producción Porcina y de Carne
Logo
Registrar una cuenta nueva
Ingresa / Registrate
Restablecer la contraseña