Se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas intensivas

Se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas intensivas

El Ministerio de Agricultura ultima un proyecto de real decreto por el que se establecen normas básicas de ordenación de las explotaciones porcinas intensivas, en sustitución del actual RD 324/2000, de 3 de marzo, tras la evolución experimentada por este sector desde entonces.

La producción de porcino de capa blanca intensivo ha crecido “enormemente”, según el MAPA, hasta superar los 4 millones de toneladas anuales, que la sitúan como el cuarto productor mundial de carne de cerdo, aunque centrándose solo en la población porcina, el censo ocupa el tercer lugar a nivel mundial, con una facturación cercana a los 6.000 millones de euros anuales.

Desde principios de siglo, el sector ha pasado de tener que importar carne de cerdo para satisfacer las necesidades del mercado interno a ser un exportador neto con una elevada dependencia exterior, según señala el MAPA en el texto llevado a consulta pública.

Estos “profundos cambios” justifican por sí mismos la modificación de un marco normativo, que se configuró para regular un sector que presenta una estructura productiva y empresarial totalmente diferente, y que se enfrenta a unos retos significativamente distintos a los que se enfrentaba hace casi 20 años.

Además, añade este departamento, “el marco normativo que regula las producciones ganaderas y, en general, la producción de alimentos de origen animal, ha cambiado radicalmente en estos años, en el ámbito de la sanidad animal, de la higiene y trazabilidad, y en el ámbito de la protección ambiental.” Y todo eso justifica la actualización de la normativa de ordenación para su adaptación al resto de normas que afectan a la producción porcina.

Así, la nueva normativa debe establecer unos criterios respecto a la dimensión de las explotaciones intensivas de ganado porcino, que permitan garantizar la sostenibilidad económica de los productores y la sostenibilidad ambiental del entorno en el que se desarrolla su actividad.

Entre los retos más importantes a los que se debe enfrentar esta cabaña ganadera, destaca el establecimiento de nuevas obligaciones en materia de bioseguridad y sanidad animal, y los nuevos compromisos en materia medioambiental, que hacen necesaria la adopción de medidas adicionales por parte de las explotaciones ganaderas, “y la normativa de ordenación es el lugar más apropiado para su regulación.”

Más información en este archivo adjunto.

Fuente: Razas Porcinas.


    No olvides comentar, así sabemos tu opinión al respecto







        Razas Porcinas - La Comunidad de Producción Porcina
        Logo
        Registrar una cuenta nueva
        Ingresa / Registrate
        Restablecer la contraseña
        Shopping cart