Enfermedades más comunes del sistema digestivo del cerdo (9na. parte) -Diarrea Epidémica Porcina

Se realizó una revisión bibliográfica sobre las principales enfermedades que afectan el tracto digestivo del cerdo así como de los factores que puedan influir directa o indirectamente en el.

Enfermedades virales

Diarrea Epidémica Porcina (DEP)

La diarrea epidémica de los cerdos es una enfermedad altamente contagiosa caracterizada por vómitos, diarreas y anorexia en cerdos de cualquier edad. La mortalidad en lechones es menos frecuente que en la Gastroenteritis Transmisible GET (Taylor, 1992).

Etiología:

La DEP es similar a la GET pero los efectos son menos severos. No obstante, la enfermedad causa serios niveles de morbilidad y mortalidad en lechones lactantes como resultado de la diarrea y la deshidratación. La medidas de prevención y control son similares a las de GET (Thomson, 2006).

Es producida por un coronavirus diferente de la GET y se encuentra en casos y materiales en los cuales puede producirse un síndrome similar a la enfermedad clásica. El virus con el punto de vista antigénico se diferencia del virus de la GET y VHE, pero aún no ha sido cultivado en cultivos de tejidos (Taylor, 1992).

El virus de la diarrea epizoótica porcina (DEP) no esta relacionado con ningún otro miembro de los coronavirus, los cerdos son los únicos huéspedes conocidos de esta infección. No se han encontrado anticuerpos frente al virus en cerdos salvajes ni en ninguna otra especie animal. En grandes explotaciones de crías, el virus persiste en camadas consecutivas de lechones después del destete y de que los animales pierdan la inmunidad conferida por los anticuerpos de la leche (Merck, 2000).

Epizootiología:

El virus se difunde principalmente de forma directa, a partir de cerdos infectados, e indirectamente, a partir de objetos contaminados por el virus y de los camiones de transporte (Merck, 2000).

En la diseminación de esta enfermedad es importante el contacto entre animales, el cual ocurre en los mercados y en los camiones para el transporte de cerdos (Taylor, 1992).

Diagnóstico:

Signos Clínicos:

La enfermedad se manifiesta como una explosiva epidemia de diarrea en lechones destetados no inmunizados (Tipo I), o en cerdos de cualquier edad (Tipo II). Después del período de incubación de 1-3 días, los lechones presentan una diarrea líquida parecida a la GET y con vómitos, pero si bien la morbilidad en cerdos no inmunizados es prácticamente del 100% y la mortalidad es baja.

La enfermedad se difunde rápidamente en la exploración; alrededor del 20-30% de los cerdos de más edad pueden verse afectados por vómitos y diarreas. Sobretodo en animales reproductores puede producirse inapetencia en el 100% del hato.

En la diarrea Tipo l, los lechones lactantes y destetados de menos de 32kg de peso normalmente no se ven afectados. Los cerdos destetados enfermos muestran decaimiento y permanecen echados. La aparición de fiebre es poco frecuente. La diarrea es de color marrón verdoso y muy líquida, los signos de deshidratación son muy comunes, los vómitos son muy intensos en algunos brotes y menos importantes en otros. Si bien la etapa aguda de vómitos y diarreas dura alrededor de 3 días, la recuperación se prolonga de 7-8 días.

Los cerdos afectados que se encuentran en proceso de engorde, requieren de 14 días más para alcanzar 90kg de peso, como consecuencia de la inapetencia y pérdida del estado.
En algunas cerdas puede ocurrir agalactia lo que da como resultado cierto porcentaje de mortalidad indirecta en camadas no afectadas (Taylor, 1992).

La diarrea es el único signo clínico observado que es producido directamente por el virus. Un brote agudo en explotación de cría susceptible se asemeja a uno de GET y se caracteriza por diarrea acuosa en cerdos de todas las edades.
En todos los brotes, los signos se observan con mayor frecuencia en animales de engorden en finalización y adultos, que parece ser más susceptibles, ya que los brotes con frecuencia se inician en grupos de animales de estas edades. Los animales enfermos parecen presentar cólico.
Los brotes agudos en cerdo en finalización susceptibles se caracterizan por diarrea acuosa, pero puede observarse un número sensiblemente mayor de muertes agudas, especialmente en los animales infectados al final del período de finalización y en las razas sensibles al estrés. La muerte puede ocurrir incluso en el período de incubación (Merck, 2000).

Hallazgos Patológicos:

Por lo común, el estomago aparece vacío o con un líquido teñido con bilis y por tanto el intestino grueso como el delgado aparecen pálido y con frecuencia llenos de líquido. En algunos lechones de corta edad afectados por esta enfermedad se observa gastritis y cierta atrofia de las vellosidades del intestino delgado (Taylor, 1992).

Las lesiones macroscópicas están relacionadas al intestino delgado y su característica principal es el acortamiento de las vellosidades. Estas lesiones se asemejan mucho a las observadas en la GET. No se han descrito lesiones en el colon. Un hallazgo muy frecuente es la necrosis aguda de la musculatura del dorso (Merck, 2000).

Prueba de Laboratorio:

La enfermedad Tipo I puede ser identificada con facilidad relativamente a través de los antecedentes y los signos clínicos de una diarrea aguda de rápida diseminación, acompañada de vómito e inapetencia que no afecta a los lechones lactantes. La única enfermedad similar es la GET aberrante, la cual puede destacarse por pruebas de laboratorio. En ocasiones pueden observarse pequeñas partículas de Coronavirus en el contenida intestinal o las heces de los cerdos afectados. La identificación en el epitelio intestinal se efectúa por anticuerpos fluorescentes específicos. Además por prueba ELISA para la detección de anticuerpos específicos en el suero de cerdos recuperados. Solo los títulos elevados en muestra sérica son de valor diagnóstico.

La de Tipo II también se identifica y se diferencia de la GET con facilidad, por el patrón de mortalidad en un hato no inmune. En un hato inmune o parcialmente inmune sólo unos pocos lechones contraen la enfermedad y ese hato es necesario llevar a cabo la diferenciación respecto de E.coli (ausencia de agente, atrofia de vellosidades), clostridios, criptosporidios, coccidias (ausencia de sangre o necrosis en el epitelio del intestino delgado), rotavirus y GET (a través de métodos de laboratorio que incluyen inmunofluorescencia y prueba ELISA) (Taylor, 1992).

En los neonatos se hace mediante inmunofluorescencia directa sobre secciones por criostato de intestino delgado o colon. En animales más viejos, la prueba ELISA es más útil para descubrir antígeno víricos en las heces o en el contenido intestinal. Se pueden detectar los anticuerpos en muestras de suero pareadas mediante un test de bloqueo ELISA (Merck, 2000).

Medidas de Tratamiento y Control:

Los lechones de cerdas afectadas que dejan de producir leche deben ser alimentadas con substitutos de leche y todos los animales afectados deben tener acceso a cantidades suficientes de agua en todo momento. Los lechones pueden tratarse utilizando soluciones de electrólitos y glicina (Formula Beecham para diarrea).

Para esta enfermedad no existe tratamiento específico y los efectos de una epidemia de la enfermedad pueden ser controladas aislando todas las cerdas a las que le falte menos de 14 días para parir e infectando todas las hembras cuya fecha de aparición es posterior a los 14 días. Con el objetivo de reducir la duración del brote, los lechones destetados también pueden se infectados. En los casos en que exista Disentería Porcina u otra enfermedad concurrente, la recuperación posterior a la diarrea epidémica se ve acelerada por el tratamiento de la enfermedad concurrente (Taylor, 1992).

Los cerdos con diarrea deben tener libre acceso al agua y los cerdos en finalización deben dejarse en ayunas durante 1-2 días. Cuando se produce un brote en las explotaciones de cría, la difusión del virus a la nave de partos puede evitarse temporalmente con medidas sanitarias. Si éstas se llevan a cabo conjuntamente con la infección deliberada de las cerdas preñadas, se pueden reducir las pérdidas entre los neonatos.

Continuamos en Enfermedades más comunes del sistema digestivo del cerdo (10ma. parte)

Fuente: Razas Porcinas.


Síguenos en Facebook y Twitter para estar informado de la última hora en #PORCICULTURA:

No olvides comentar, así sabemos tu opinión al respecto


Comparte Esto
Razas Porcinas - Cría y Producción Porcina y de Carne
Logo
Registrar una cuenta nueva
Ingresa / Registrate
Restablecer la contraseña

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios y continuar navegando por el sitio aceptas el uso que hacemos de las cookies (considere que si continua en está página, acepta el uso que le damos a las "Cookies"). Más Información

Sobre las Cookies

Es una pequeña información enviada por un sitio web y almacenada en el navegador del usuario, de manera que el sitio web puede consultar la actividad previa del usuario. Sus principales funciones son: 1)- Llevar el control de usuarios: cuando un usuario introduce su nombre de usuario y contraseña, se almacena una galleta para que no tenga que estar introduciéndolas para cada página del servidor. Sin embargo, una galleta no identifica a una persona, sino a una combinación de computadora de la clase de computacion-navegador-usuario. 2)-Conseguir información sobre los hábitos de navegación del usuario. intentos de spyware (programas espía), por parte de agencias de publicidad y otros. Esto puede causar problemas de privacidad y es una de las razones por la que las cookies tienen sus detractores.

Razas Porcinas no se responsabiliza del contenido y veracidad de las políticas de privacidad de cookies de terceros, ni garantiza el correcto funcionamiento del portal en caso de desactivación global de las cookies.

Cerrar Esta Aviso